lunes, 14 de enero de 2008

NO CULPEMOS A JULIO CORTÁZAR

“Lista de ideas que circulan en mi familia: No hablar cuando se come pescado, no tomar vino después de la sandía, el caldo es siempre muy nutritivo, no se debe dormir bajo la luna, el único tuco bueno es el que se hace en casa. Antes una sirvienta costaba veinte pesos mensuales y era fiel. Ahora, …etc. Nunca bañarse después de comer, salvo inmediatamente y con agua caliente. Los yanquis son seres anormales y enfermizos porque sólo comen alimentos en lata”
Julio Cortázar: Diario de Andrés Fava”

Este texto de Cortázar nos impulsó a Carli y a mi a confeccionar una lista de ideas o frases que circulaban en nuestras familias cuando éramos chicos o hasta bien entrada la adolescencia. Las pusimos aquí todas entreveradas. Algunas dan un poco de vergüenza, ya van a ver por qué:

Hay que tener espíritu comprador, no vendedor.
La moneda debajo del plato de los ñoquis nos va a traer plata
Hay que comer pescado para el cerebro
Hay que estudiar una carrera universitaria para ser alguien y mejor si es medicina o abogacía. Hay que tener la chapa en la puerta.
Los psicólogos y los psiquiatras están más locos que uno. No hay que ir.
La comida no se tira
El sol del verano es el sobretodo del invierno
Las mujeres cuando andan locas, tienen que ir a cortarse el pelo
Estudiar francés es fino
En la navidad hay que estrenar calzoncillo y bombacha.
La navidad es para estar en familia
Como la familia no hay
No hay que hablar con extraños
La gente que da la mano floja no tiene carácter.
Los homosexuales son enfermos.
¡No vayas a traerme un novio negro!
No hay que tener hortensias en el jardín porque si no, te quedás soltera
Ir a Europa es lo máximo
Las cosas de la familia no se ventilan afuera.

Por las dudas, como algunas de estas cosas son muy jodidas, vale aclarar, no es eso lo que pensamos hoy, pero ha sido parte del “marco teórico” de nuestras vidas y creo que también de otras muchas. Muchas de estas ideas- preconceptos-supersticiones, están trenzadas en nuestro entretejido social uruguayo o quizás rioplatense. Cuando hablamos de nuestros valores, bla, bla, bla, algunas veces se nos cuelan algunas de estas terribles “cositas” y tenemos que pasarnos el peine fino. ¿Ustedes también tienen una lista?

5 comentarios:

Sil.* dijo...

Evidentemente cada casa es un mundo!! Todos, absolutamente todos, tenemos una lista como la tuya para recordar, aunque en varias oportunidades la tengamos que esconder por estar desactualizada. Nos guste o no, fue parte de nuestra enseñanza y está en nosotros conservar lo mejor y cambiar lo peor. Por nosotros y por nuestros hijos.
Fah...qué herencia les dejamos no?
Besos enormes y...sigo leyéndote!!
Sil

lamagauruguaya dijo...

Que nunca te falte (mi abuelo)
Quien canta sus penas espanta (mi abuela)
Mojarle la cabeza con agua fría tranquiliza a la gente.
Si bostezás mucho es que estás mal del hígado.
Si te pica la pera, te estás por atacar de asma.
Queda mal comer más de dos masitas o saladitos por plato.
La comida no se deja en el plato.
Con el pan duro se hacen tostadas.
El envoltorio del rollo de papel higiénico...se arruga y se usa también.
Las señoritas se sientan con las rodillas juntas.
Siempre, siempre, siempre hay que apagar la luz al salir de una habitación.
Lo importante es trabajar, los estudios son para otra gente.
Lo realmente meritorio es hacerla de abajo.
Saludos!

Germán Ulrich dijo...

La comida no se tira, quedó tan arraigada...
Pero sí, tienen razón, hay miles de esas sentencias, algunas para consolar, algunas optimistas, algunas racistas... Creo que las sigue habiendo, pero son el día a día y no las diferenciamos de las frases que no son muletilla o credo.
Ya llegaré a tus cuentos Rossana

rossana dijo...

Gracias, Germán. Espero ansiosa. Es que lo soy, y esto de bloggear parece que fuera un poderoso recontra antiansiolítico.

Carol dijo...

esta re bueno pasate besos