sábado, 15 de marzo de 2008

LO MEJOR QUE TENÉS - Ilustración de Andrea Albarenga


Yo tengo ojos celestes y mi pelo fue rubio.
Cuando yo era una niña, como a todos, algunas frases me fueron repetidas una y otra vez. Sin duda, con la mejor intención.
Tías, tías abuelas, primas grandes, abuelas, y toda una legión de viejas que visitaban mi casa me decían lo mismo. Una y otra vez.
Y ese infinito machaque me perforó para siempre…Y eso que decían como un elogio era:

- Lo mejor que tenés son los ojos y el pelo….Y le tenés que sacar partido…


Eso era lo mejor.


Sí…eso.


Ni al peor enemigo le diría algo así, y menos a una niña.
A veces he escuchado que las rubias de ojos claros corremos con ventajas…
No sé cuáles son todavía…


Ese elogio, tan externo, tan excluyente, tan sutilmente racista, seguro provocó algunos naufragios en mi vida. Y también, frustrados abordajes, que de algún modo fueron auto mutilaciones espirituales.
Ese elogio fue como un mono con revolver en mi auto estima...
Esa niña que yo era plantó en ellos-ojos y cabello- todo lo que podía haber sembrado en tierras más fértiles y menos fugaces.

¿Cuántas cosas valiosas de las que ni un recuerdo conservo, habré tirado por la borda para siempre, por cultivar lo mejor de mi? ¿Cuánto tiempo habré perdido mirándome al espejo? ¿Y ustedes, qué les pasó a ustedes, cuando eran chicos? ¿Qué les decían? ¿Qué piensan ahora de eso?

Les propongo que cuenten aquí lo que les decían a ustedes como elogios o como críticas, cuando eran unos niñitos/as, y que cuenten cómo creen que eso les afectó, para mejor o peor, en su futuro. ¿Se prenden?
ESTO QUE SIGUE LO ESCRIBIÓ LE SANTI
(Y así, sin permiso de él, ni nada, porque debe estar durmiendo a esta hora, edité la entrada y lo agregué porque esta colección merece ser posteada. Lean y van a ver)
"Qué los parió!!! Qué querés que te diga, a los varoncitos antes no se les alababa la belleza. Así que a pesar de mi increíble perfección física nunca coseché un elogio por ese lado. Ni por otro lado. Mis viejos tenían enormes expectativas conmigo que defraudé una a una con gran dedicación.Y coseché juicios como los siguientes:
-Qué torpe que sos.
-qué desprolijo que sos.
-qué vago que sos.
-así nunca vas a llegar a nada.
-¿qué hacés, tanto tiempo en el baño?
-eso sí, es bastante buenito...
Y la maestra:
-No converse en clase.
-Límpiese esos mocos.
-no escriba cosas que no tienen que ver con la clase.
-puede y debe rendir más.
-si sigue hablando lo voy a tirar por la ventana.
-que su padre venga a hablar conmigo.
-traiga los deberes con lo que le dicen y no con lo que a usted se le antoja.
-no se rasque la cola delante de las niñas.
Y bueno, de las novias y el liceo no les digo nada, porque la cosa no hizo más que ir de mal en peor.Así que con el tiempo me hice un blog y de vez en cuando recojo algún elogio de compasivos amigos que por suerte no me ven.Pero igual mi autoestima es bastante alta porque algo de bueno debo tener si sobreviví hasta hoy, a pesar de los juicios ajenos y de todas las cagadas que he hecho y que por fortuna sigo haciendo"

22 comentarios:

la punta de mi lengua dijo...

Jajaja, muy buen tema. Yo cada vez que veía a mi abuela (esa figura que los demás relacionan con las palabras ternura y cariño), me decía que me iba a quedar enana. Cada visita, cada comida familiar, cada momento. Creo que nunca me dedicó un elogio. Luego vino lo de que no iba a encontrar marido que me mantuviera pero... eso mejor lo olvidamos.
Creo que ahora lo he superado y yo intento darle el cariño que ella me negó o no supo ofrecerme. Ahora, no puedo obviar que durante años intentaba escaquearme de ir a su casa.
Un abrazo.

susana dijo...

Qué tema, amiga Ross!
Te dejo unas líneas.
Cuando mi hijo estaba en la escuela primaria, yo a mi vez, formaba parte de la "comisión de madres del colegio", que mediante distintas acciones,recaudaba fondos para las edificaciones que la comunidad de los josefinos había emprendido.
Como mi tiempo siempre era muy escaso, el grupo contaba conmigo para pintar carteles, "locucionar" en los actos y escribir los textos.
En oportunidad de festejar el día de la madre, me solicitaron escribir una obra de teatro, basada precisamente en las experiencias de los padres, cuando eran niños. Y la obra fue representada por padres y madres, vestidos de niños.
A la hora de escribir mi propia parte, recordé a una maestra en quien no había pensado por muchísimos años.Alguna vez me había dado una pequeñita figura de mariposa para que redactara una oración. Y yo había terminado escribiendo cuatro carillas. Recuerdo que me hizo leer delante de todos la composición, y debió de ser agradable para ella, porque al final y para gran calor mío, dijo: "No importa que tan chiquito sea lo que te toque en suerte, siempre podrás hacer algo grande, si te lo proponés". En realidad, a todos mis compañeritos les habían repartido dibujos grandes y colorinches -tan agradables para los niños- y a mí me había tocado en suerte la estampita más pequeñita.

La obra de teatro salió muy linda, todos nos divertimos mucho, pero yo me quedé pensando en esa anécdota, que había desenterrado del fondo de mi memoria en el acto de escribir.

Esa mujer, cuyo nombre no recuerdo por esas trampas de la memoria, notó aquello que marcó toda mi vida y quizás el único rasgo personal que me enorgullece:construir con poco y nada.

Me ha gustado compartir este fragmento de vida, con Vos y en este espacio tan cálido. Muchas Gracias por la propuesta Ross!

Mi cariño para Vos!


PD: Enternecedor el homenaje en tu otro blog! Felicitaciones por generar tanto cariño!

andal13 dijo...

Yo nunca cargué con la mochila de la belleza, pero sí con otra, que no me colgó mi familia, o no tan "alevosamente"... Ser la mejor de la clase me impuso obligaciones... y cosas que nunca resolví después, cuando me enfrenté con un mundo bastante más grande que un salón de clase, y donde no hay compañeritos que te admiren (o te envidien) ni maestras que te alienten...
Como cantaba Cat Stevens, nena, este es un mundo salvaje... y no se deja comprar ni con una sonrisa, ni con unos ojos bellos, ni con un cerebrito despierto.
Ahora veré qué hago con mi coeficiente intelectual, mi cascoteada auto¿estima?, una hoja y un lápiz...
No sé si esta vez podré hacer los deberes que me mandó la maestra...

juan pascualero dijo...

No Rossi, eso me dá mucho miedo. Buscá algo mas fácil

Le Santi dijo...

Pah!!! Qué bueno esto! Ahora me voy a comer una buseca al Pinar, pero a la vuelta me enrosco.
Taluego
Santi

Germán Ulrich dijo...

Hola Ross!
Mirá los temitas que traés. Esto es terapia de regresión? Por empezar, creo que las personas muchas veces sufren de pereza mental. Esto es, no pensar antes de hablar, hacerse usuarios de frases hechas que aparentan ser vacías e inocuas pero son dañosas. Es como cuando le dicen a una chica que tiene problemas de peso "¡qué flaca estás!" o "¡qué gorda estás!" y, por no cerrar la boca o eludir pensar un segundo hacen daño innecesariamente.
Yo creo que tenés unos ojos preciosos, por su color, sí, pero por lo que son capaces de comunicar. Pero de ahí a decirle a una niña que es lo mejor que tiene... es la banalización de la belleza y la relativización de sus talentos.
En mi caso, usted lo ha visto, no fluyen corrientes de belleza generadoras de imparables elogios hacia alguna característica, así que de eso me salvé. Por ahí estoy más cerca de Andrea, aunque nunca fui el mejor en clase. Pero si hacías algo muy bien en alguna materia, en vez de sentirte elogiado por ese acierto te sentías onligado a ser el mejor siempre y el goce se transformaba en competencia.
Te mando besos, ojos preciosos, je.

Arcángel Mirón dijo...

Los elogios de mi papá eran, por ejemplo, "ese pantalón te queda bien, porque el otro te hace gorda".
Y mi abuela, cuando hablaba de mí a sus amigas, decía "es petisa, pero igual es linda".

Demoledor.
Deberíamos poder llevar a juicio a nuestros familiares por cosas como éstas.

:)

Un abrazo.

TOROSALVAJE dijo...

No recuerdo comentarios de ese tipo, ni de otro, al menos en sentido alentador.

Mi niñez no la recuerdo con especial agrado, para decirlo de una forma suave.

Besos.

Le Santi dijo...

Qué los parió!!! Qué querés que te diga, a los varoncitos antes no se les alababa la belleza. Así que a pesar de mi increíble perfección física nunca coseché un elogio por ese lado.
Ni por otro lado.
Mis viejos tenían enormes expectativas conmigo que defraudé una a una con gran dedicación.

Y coseché juicios como los siguientes:
-Qué torpe que sos.
-qué desprolijo que sos.
-qué vago que sos.
-así nunca vas a llegar a nada.
-¿qué hacés, tanto tiempo en el baño?
-eso sí, es bastante buenito...

Y la maestra:

-No converse en clase.
-Límpiese esos mocos.
-no escriba cosas que no tienen que ver con la clase.
-puede y debe rendir más.
-si sigue hablando lo voy a tirar por la ventana.
-que su padre venga a hablar conmigo.
-traiga los deberes con lo que le dicen y no con lo que a usted se le antoja.
-no se rasque la cola delante de las niñas.
Y bueno, de las novias y el liceo no les digo nada, porque la cosa no hizo más que ir de mal en peor.
Así que con el tiempo me hice un blog y de vez en cuando recojo algún elogio de compasivos amigos que por suerte no me ven.
Pero igual mi autoestima es bastante alta porque algo de bueno debo tener si sobreviví hasta hoy, a pesar de los juicios ajenos y de todas las cagadas que he hecho y que por fortuna sigo haciendo.

Le Santi dijo...

Che, lean a este tipo:



http://lucianodecorazon.blogspot.com/

Rossana dijo...

A todos muchas gracias por colgarse de esto y remover pasados. Como dice Germán esta es una terapia regresiva, sí, señor, y totalmente gratuita a diferencia de las otras...Encima todos somos pacientes y terapeutas al mismo tiempo. Una orgía de multiempleo. Seguro que construis con lo que venga, Su. Eso es notorio para los que te conocemos. Andrea, qué querés nena, quedar como que sos fea e inteligente, eh??? Es mentira, señoras y señores, pero por más que uno se gaste en decirle que es linda, ella no lo cree. Es una boba, pero se cree inteligente jijiji! Germán, gracias por tu comentario. Sé que viene cargado de afecto y de ganas de levantar el ánimo. Ultimamente ando bien, más reconciliada conmigo, pero me ha llevado horas de esta terapia regresiva gratuita sin terapeuta y les ha llevado horas de aguante a ustedes mis amigos. Le posteé al Santi su lista porque estarán de acuerdo conmigo que sus aportes son memorables. La punta de mi lengua no ligaste con esa abuela, eh? Y digo yo, Juan Pascualero, se me puso haragán el creador de mundos futuros? Prometo no abordar por mucho tiempo temas que se vinculen con la autoestima.
Bueno, un abrazo a todos y gracias por pasar por aquí y detenerse a pensar en este consultorio regresivo. Besotes

Las3Musas dijo...

Yo era gordita, tenía granos y piojos.
Mi hermano era el más bonito del colegio, rubio, impecable, de ojos verdes, inteligentísimo.
Yo a su lado era una cucaracha con rulos.
Pero un día crecí y entendí qué carajo era la belleza.

besos y mil gracias por tu huella en las musas.
abrazo
musa rella

La Maga dijo...

bueno a decir verdad de chica me consentian bastante ,tenia al igual que ahora cejas muy oscuras y mi tia decia que era una chica exotica(?)
mis ojos verdes eran iguales a los de mi abuela,eso me lo recordaron siempre y mis rodillas bien redonditas,mi piel blanquisima eran tambien herencia de mis abuelitos,cosa que nunca me desagrado sino que siempre me reconforto por sentir que tenia algo de esas hermosas personas.
creo que siempre sus halagos fueron para bien,siempre fomentaron que escribiera y nunca me compararon ni dijeron que servia solo por eso ni por mis atributos fisicos.
aunque conozco personas que portaron un cierto "karma " por las cosas que le decian de chicos...

andal13 dijo...

Jijiji...
Nunca dije que fuera fea, dije que no cargué con la mochila de la belleza... vendría a ser algo así como "más bien bonita", pero ni un rasgo destacable (del montón, bah) y con 1,57 m, no me puedo andar haciendo la top-model, no te creas! Inteligencia, bastante, sí gracias, de la que sirve para resolver sistemas de ecuaciones... de la otra, que se puso de moda después ("inteligencia emocional") de ésa, ni me enteré que había...
Por suerte existe la terapia de blog, y un montón de gente que nos quiere igual, pese a nuestros más denodados esfuerzos por metamorfosearnos en larvas...

DINA dijo...

Ross, que buena idea. La verdad es que ando un poquito despistada estos días, con otros temas, y apenas me conecto a los blogs !! Perdona que no pasara antes...


Yo de pequeña era gordita (bueno, y ahora también... jajaja), miope, con gafas de culo de botella y el pelo muy rizado. Vamos un primor de niña...
Mis tias, me pellizcaban la mejilla y me decían... "uis que hermosa esta niña !!!! , de mayor ya cambiará..., menos mal que le gusta leer... " jajajaja.

Yo siempre me pregunté porque si era "tan hermosa" tenía que cambiar y que tenia que ver que me gustara leer... pero afortunadamente no hizo mucha mella en mi, pq nunca le di importancia a la belleza exterior aunque me guste cuidarme.
Creo que lo que si fue una bendición es que me gustase leer, no creeis ???

Ahora sigo gordita, sin gafas, y con un montón de libros leidos y más cosas aprendidas !!!!

besos

-Pato- dijo...

Genial, genial esta entrada.

Tanto tu post como el que agregaste de Santi, me he quedado pensando en todo eso y en mis viejos, en lo que me decían mis viejos y mis maestros, yo creo que hice borrón y cuenta nueva porque no me acuerdo mucho.

Lo que si tengo grabado es que yo de muy pequeñita era una especie de promesa, por una serie de malditos test que me habían hecho en el jardín de infantes y en los primeros grados (habían arrojado resultados superiores a los normales) era tan tristemente aburrido ser superior a mis compañeritos (siempre tenía que estar haciendo las actividades sola y con tarjetas) que me las fui ingeniando para ser igual y luego estar por debajo y así ser casi feliz. Como verás la promesa no se cumplió.
De modo que mi vieja -a modo de consuelo- decía que a mi me salvaba mi simpatía, ajajajjaja!!! con lo cual luego comprendí que no era un gran elogio eso tampoco!!!!
Y dejé de ser simpática, bueno no del todo ;)

Ya ves, todos hemos pasado por estas manos de bleque.

Pienso qué manos les estaré dando a mis hijas sin darme cuenta y me horrorizo.

Besos.

fede_buho77 dijo...

ves. eso decia yo, alguien hablo de mis viejas/villanos, bueno, en realidad vos retratas tambien esos detalles que yo ataco con otras formulas, y no lo hacen por maldad, somos diferentes, a veces nos cuesta creer y crecer, lo mismo que a la flaca: perdon por mis demoras, siempre vuelvo para aca y a otros de uds. a sorprenderme, y siempre me voy o cagandome de risa (perdon el latin) o reflexionando sobre lo bueno que encuentro, lo que pasa que es tanto para leer que yo lo voy haciendo de a goteo para disfrutarlo mas...

ahora te posteo lo que pase en mi blog:

Rossana: la verdad es que si, me gusta lo caotico y oscuro, pero quiero creer que en el fondo se puede descubrir ese poquito de dulzura y amor con los que nacen para quien se lo merece, si lo encontraste como asi parece tambien sera que a pesar de lo oscuro y eliptico pudiste sentirlo, a tu "velocidad" si queres ,pero ahi esta el pico de la botella...el beso que se comparte con amigo/mujer amada, ese o esa que en ese instante supo que estaba adentro del corazon...y que uno es capaz de dejar todo ahi, en ese segundo, es este el caso de viento...es todo un viaje hace tres años atras con un persona que sigue siendo ESA persona a pesar de todo lo que vino despues y los kilometros, la banda, la distorsion, bueno, yoi naci para eso, la musica es mi viaje, mi calma, mi terapia, a pesar de que sea ruido fuerte para algunos, mi catarsis es esta, lo que tu haces al igual que lo de andrea es re grosso pero yo no puedo hacer algo asi, lo mio es eliptico porque no puedo tener la grandeza de reflejar lo mas simple de las cosas...un abrazo enorme...claro que me anoto para un encuentro blogistico en vivo...

FLACA dijo...

Estuve media hora contando mis experiencias de "Lo mejor que tenés y se me borró". En este momento no puedo repetir lo que escribí, porque me remueve mucha cosa y no es conveniente tanto sentimiento para estas horas mañaneras. De noche, si puedo,te lo cuento de nuevo.

FLACA dijo...

Vuelvo a escribir nuevamente.
Respecto al Santi, le faltó decir una:"tanto talento y facilidad desperdiciado y tirado a la basura".
Respecto a esas cosas de la infancia que te hicieron mierda tengo varias.Pero las más notorias eran las actitudes de mi abuela y tía paternas y las diferencias que hacían entre mi hermano, el mayor y primogénito hijo del primogénito, y yo, a pesar de que yo era la segunda de todos lo que vinieron después e hija también del primogénito. A él le hacían las milanesas una vez por semana, le regalaban plata todos los viernes, le compraban todo lo que insinuaba querer, corrían
a atenderlo cuando él llegaba, y a mí no me hacían ni el café con leche después de haber resistido estar allí toda la tarde.
Mi padre, que era muy cariñoso conmigo, no se quedaba atrás homenajeando a su primogénito varón. Así por ejemplo, cada vez que llegaba la primavera ellos pasaban largos días haciendo una cometa; yo siempre participaba de personaje segundón, es decir, preparándoles el engrudo y barriendo los papeles del piso. Cuando llegaba el domingo e iban a remontar la cometa y yo me aprontaba feliz para ir a seguirlos corriendo desde atrás, mi padre me decía: "no, vos no podés ir porque esto es para varones". Yo me quedaba llorando y ellos se iban sin piedad; mi madre no sé qué cuentos me hacía para conformarme.Y mi hermano,tan igualitario, nunca dijo "si ella no va, yo tampoco". También ocurría que cuando llegaban los Reyes, a él mi padre le compraba una bicicileta réplica de una motoneta Vespa pero a pedal, con luces y bocina y todo y a mí, a pesar de que nunca fui la dueña del sulki ni de los juguetes a pila, me dejaban un cochecito de mimbre para pasear a la muñeca.No me traumaticé, por suerte, pero ya ves que todavía me acuerdo. Mi madre compensaba tanta diferencia haciéndome creer que era la más linda y simpática del pueblo y atendiéndome especialmente.A eso contribuian las titís, mis vecinas tías postizas y mi vecina a quien yo había dado el rango de abuela sustituta,también mi madrina. O sea que yo también pasaba largas horas peinándome los preciados lacios cabellos y mirándome en el espejo. Claro que mi madre también decía, por ejemplo; "él sí que sabe dibujar, ella no, pobrecita"y así quedé para la plástica; jamás escuché decir "qué bien lee y escribe" y eso que el grandulón leía y escribía como el orto;como élera poco estudioso eraq común escuchar "él sí que es inteligente, pero ellaes esforzada" . De grande tampoco escuché decir mucho qué bien que da clases,toca la flauta o hace teatro, sino qué bien que le va en los negocios a él, que estudió mucho menos.
Así es la vida,así eran de bestias. Compensaron todo eso con el mucho amor que me dieron.Y,como dice el Santi, ya que no me mataron contribuyeron a hacerme más fuerte. Ha poca cosa que me destruya.
Para terminar, el dibujo de Andrea me impresionó; esa niña debe ser idéntica a vos cuando eras chica. Lo de los ojos en la mano también me impresionó.

FLACA dijo...

Además de haber querido escribir varias palabras separadas y no juntas, quise decir "HAY poca cosa"

Cecilia Fernandez dijo...

Muy bueno el post....en cuanto a mi, desde que tengo memoria que mi abuela me dice que tengo muy buenas piernas (siempre) y lejos de ponerme contenta(porque de hecho a mi no me gustan) me incomoda...es algo que me pone mal...porque encima lo dice caaada vez que me ve.Pero tengo que poner mi mejor cara porque está muy viejita y si se da cuenta que te molestás se pone mal...

Anónimo dijo...

Gracias por elogiar mis palabras al Tata. Primero quiero felicitarte a ti por todo lo que escribís. Todo es lindo y reconfortante.Yo no soy de esas personas con facilidad de expresar en letras lo que siente, pero siento y mucho. Por eso gracias a todos por hacerme feliz las mañanas leyéndolos. Segundo y con respecto al Tata, te aseguro que lo conozco tan bien, como si lo hubiera parido. Es un ser maravilloso, o no?. Mirá el hijo que nos dio.Mis palabras hacia él, fueron muy sentidas. A la prueba me remito, siguió lentamente escribiendo. Te dejo mi comentario (precisamente en "LO MEJOR QUE TENÉS"), porque lo mejor que yo tengo es mi hermosa familia y junto a ella a el TATA.