miércoles, 16 de enero de 2008

RESCATES: JUEGOS

¿A QUÉ JUGABAS?
“Lindo haberla vivido
pa poderla contar…”

Debe ser que nos estamos poniendo viejos y tenemos miedo de perder la memoria porque en estas tardes de verano, con el mate abajo del brazo, hemos salido a pescar recuerdos, para salvarlos del olvido
Cuando Carli era chico vivía en el barrio Goes. Tenía un montón de amigos y jugaban en la calle a todo esto:
A la pelota de trapo, hecha con medias de mujer y papel apretado.
Al ring 80: tocás el timbre y salís corriendo a 80.
Fumaban zarzaparrilla. La sacaban de un árbol que había a la vuelta de la casa. No parece, pero también era un juego…El de ser más grandes.
Jugaban al “quiquiriyá” (¿O será “kikiriyá”?): Uno se ponía en una esquina solo y todos los demás en la otra esquina. Todos huían del que estaba solo y el perseguidor hacía perder al perseguido, sin siquiera tocarlo, como en la mancha. Sólo había que gritarle “quiquiriyá” a menos de 50 metros.
Como juegos “extremos”, habían hecho una chumbera con dos palos de escoba y una goma que disparaba piedras o chumbos. El juego terminó un día que casi le pegan a una niña en un ojo y rompieron una ventanilla de un auto.
Como juego “consumista”, también compraban clorato de potasio y azufre, lo mezclaban y lo ponían entre dos baldosas. Pateaban fuerte con el talón para que explotara. Claro que había que sacar rápido el pie.
Jugaban a la Troya, que era un círculo hecho con tiza. Dentro del círculo, todos tiraban el trompo y había que hacer perder al oponente sacándole el trompo de la troya.
A la bolita, a la arrimadita, y a montones de juegos más. Los explico tan en detalle porque para mi algunos fueron una novedad.
Yo, en cambio, jugaba a las muñecas, a que tenía un almacén, al elástico, a las estatuas y a Martín Pescador. Casi nada en la calle. Casi todo en la escuela.
Si era en el barrio, era puertas adentro y como estaba bastante tiempo sola, tenía tiempo para leer. Pasaba muchas horas leyendo, tirada en la cama. No reniego de lo leído. En parte me hizo quien soy, pero el día que hablamos de todo esto, cuando ya me estaba yendo a la casa del vecino a hacerle un ring80, a reparar esa frustración, Carli me dijo:- ¡No! Tas loca!!! Eso ya fue...Vení conmigo...y jugamos a otro juego. Es el mejor....Y yo, que siempre fui muy curiosa, fui. Pero de esto, les cuento otro día...
¿Y vos a qué jugabas?

4 comentarios:

FLACA dijo...

...jugaba, por ejemplo, a la escondida y si te descubrían no te mataban, solamente la quedabas.
Me llenaste de nostalgias.
Como dice Troilo:
Alguien dijo una vez
que yo me fui de mi barrio,
¿Cuando? …¿¡Pero cuando!?
¡Si siempre estoy llegando!
y si una vez me olvidé,
las estrellas de la esquina de la casa de mi vieja
titilando como si fueran manos amigas,
me gritan: ¡flaca!,¡flaca!...vení, quedáte aquí...
quedáte aquí...
Cuando paso por mi barrio, allí donde también jugaron mi abuelo y mi padre,me late el corazón.
A diferencia de vos, yo me pasaba la vida en la vereda, jugando.El barrio era nuestro, también las casas de los vecinos. En el barrio, todos ( o casi) éramos como hermanos; los más grandes cuidaban a los más chicos; corríamos con libertad absoluta. Nuestras madres, cuando llegaba la nochecita, se asomaban al portón y gritaban nuestro nombre y ahí aparecíamos desde otras veredas. En esa época, por suerte, no era necesario que lleváramos el celular colgado en la cintura para nuestra seguridad, era todo mucho más directo. En realidad, jugaban los varones, y nosotras - la Gorda y Yo- moscardeábamos todo el día atrás de nuestros hermanos mayores esperando el momento en que se compadecieran o se hartaran de nuestras súplicas y nos dejaran participar un poquito de sus juegos selectos. Es así que, al menos cinco minutos por día nos prestaban los zancos hechos con dos palos de escoba, o la honda que les había regalado el abuelo,o los patines, o ( y esto era lo máximo) si los empujábamos toda la tarde en la bajadita de la otra cuadra,nos prestaban la chata para una vueltita o dos.
Pero lo más divertido, sin dudas, era cuando todos los varones de la cuadra y aledañas jugaban a la guerra. Nada de games en la PC, aquello era un simulacro concreto de la realidad a pesar de que las ametralladoras también eran fabricadas con palos de escoba.El juego duraba días: había dos bandos contrarios; se planteaban objetivos que debían cumplir los soldados;se trazaban las estrategias;se cavaban pozos en los terrenos baldíos y se cubrían de ramas para hacer caer al enemigo en las trampas; se tomaban prisioneros; se practicaba el espionaje; y después de varios días de juego, el bando que tuviera menos muertos o prisioneros era el que ganaba.Ahí sí, a la Gorda y a mí -únicas niñas entre todos ellos- no nos dejaban ni picar.Finalmente nuestro ingenio los venció; corríamos toda la tarde atrás de ellos con una túnica vieja, un gorro de enfermeras que nos habíamos fabricado y una valijita de botiquín; no podían echarnos, éramos la Cruz Roja que les socorría y éramos las que determinábamos si,con la herida recibida, estaban vivos o muertos.Todavía ahora,los muy machotes, cuando la vida arrecia, vienen a buscar auxilio al corazón botiquín de la hermana.

rossana dijo...

Flaca, pequeña propietaria de mi cuore, sería criminal que no publicaras este comentario en tu blog. Es emocionante lo que contás y tiene la agilidad de la narración de lo vivido. Lo mío es un informe de lo vivido por Carli. Lo tuyo es un cuento tierno, apasionante y vivaz. Me encantó tu comentario. Dale!!! Estoy feliz de que estés de vuelta! Abrazo

juane dijo...

CAI CAI. Hola estoy en casita después de llegar al pueblo.
He ido a ver a ernesto, me he llegado al banco a pagar recibos.

Y el paseo ha sido excelente on the road. La carretera está arrgleda y sólo se tarda una hora.

Compruebo la diferencia de escribir en el ordenata de casa de mamá y en este de casa.

Tu comentario me llevó a tu bló y comprobé de nuevo la inmensidad del mundo. Gracias.....Bill gates. LOL.que dicen los anglos. Aquí noss jartamos de reir? Cómo lo llamais en vuestro dialecto? A ver...REIR. Muerto de risa. Descojonarse de risa. Ahhh recuerdo una de una amiga... Decía....
- ! Me meo toaaa¡
Bueno pues eso que lo tuyo es tambien un libro así que encantado de conocerte y lo iré leyendo poco a poco.
Mientras conversamos de nuestras rutinas,nuestro amor se desperdicia en los basureros.

A veces es uno tan idiota,tan ingénuo cómo para buscar lo que nunca se ha querido.

Y se despierta uno del sueño.Cómo por encanto.

Siempre me gustaron las mujeres inteligentes y me casé con un figurín.( Ya envejecido) Que gilipollas, gilipollas. La inteligencia , el amor, los valores permanecen con la edad.

La belleza humana es sólo una forma de atracción. La posesión es innata a algunos seres humanos,y las costumbres se suelen hacer cotidianas y aburridas,...tratado de filosofía bio-hedonista siglo 14 antes de cristo. Pues eso que te iré leyendo. Un beso.

Ahora me voy a comer con el ernesto,luego en cai me iré otra vez al concurso.

La vida no es carnaval, pero el carnaval es vida. Y cada cosa tiene su time.Más besos no me enrrollo más.
Lo de los juegos ya ves...me encantó y me hizo reír. Al final cómo niños. creo que me desnudaré.

Por dentro, por fuera hase mucho frío en la calle.

Como machado me refiero..

Rossana dijo...

Qué bueno que te hayas reído. Hace bien. Y también desnudarse por dentro. Saludos